sábado, 13 de diciembre de 2008

Sin deseo ni temor conocerás la paz y la serenidad

“¡ Oh, monjes!, hay dos extremos que debe evitar el que busca la vida del espíritu. Uno es una vida dedicada a los placeres y el goce, lo cual es bajo, innoble y sin provecho.

El otro es una vida de mortificaciones, lo cual es odioso, indigno e igualmente sin provecho.

“De esos dos extremos, el Perfecto se apartó y descubrió la Vía del Justo Medio que conduce al conocimiento, a la alta sabiduría, a la serenidad, a la iluminación y al Nirvana.

¿Y cuál es esa Vía del Justo Medio?. Es el sendero que conduce a la supresión del sufrimiento.

“He aquí, la noble Verdad sobre el sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, la unión con lo que no se quiere es sufrimiento, la separación de lo que se quiere es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento.

He aquí la Noble Verdad sobre el origen del sufrimiento: Es la sed del placer, la sed de existencia, la sed de permanencia”.

“He aquí, la Noble Verdad sobre el camino que lleva a la supresión del sufrimiento:

Hay un solo mal, la ignorancia. Quien alcanza el conocimiento alcanza a la vez la sabiduría, la serenidad, la liberación y el Nirvana.”

Buda estalló en risa al comprobar que ese yo que le causaba tanto tormento y angustias no tenía otra razón de existencia que la que le daban sus deseos y sus temores, ¡Que ese yo no existía!

“Todo lo que viene a ser debe desaparecer”.

“Haz estallar ese yo que es tu prisión, y quedarás libre. Sin deseo ni temor conocerás la paz y la serenidad, el Nirvana que es la extinción de todo deseo y de todo temor.”

Tomado de la Colina Magica ..