jueves, 12 de abril de 2012

El discurso de Patch Adams

-Hunter Adams se le acusa de ejercer la medicina sin una licencia,supongo que sabe que el cargo es grave. ¿es consciente de que es ilegal ejercer la medicina sin licencia?
-Sí señor, lo soy.
-¿En ese caso es consciente de que dirigir una clínica médica sin la licencia adecuada puede ponerles a usted y a los pacientes en grave peligro.?
-¿Un hogar es una clínica, señor?
-Si atiende a pacientes y los trata, la ubicación física es irrelevante.
-Señor, ¿podria definirme el termino tratamiento?
-Si; tratamiento podria definirse como los cuidados a un paciente que busca atención médica ¿ha estado tratando a pacientes señor Adams?
-Verá señor, convivo con varias personas que van y vienen y les ofrezco la ayuda que puedo prestarles
-Ultimamente ha estado tratando usted o no, a pacientes en su finca?
-Todo el que va a mi casa es un paciente, sí, pero tambien todo el que va allí es médico.
-¿Cómo ha dicho???
-Cualquier persona que va a la finca tiene necesidad de algun tipo de ayuda física o mental. Son pacientes. Pero también debo decir, que todos los que acuden se encargan en algun momento de cuidar a los demas, ya sea cocinando, aseándolos o haciendo una tarea tan sencilla como escuchar. Los que les convierte en Médicos. Utilizo el término en un sentido amplio porque ¿no es un médico alguien que ayuda a otro? Jamas se otorga tanta reverencia al termino ''doctor'' como cuando dices '' Oh! pase por aquí Doctor Smith'' o ''Disculpe Doctor Shold que maravillosos zapatos'' o ''Perdone Doctor Patterson, pero su flatulencia no despide olor'' ¿ En que momento de la historia ha sido un médico algo mas que un erudito de confianza, que visitaba y trataba a los enfermos? Usted me ha preguntado si he ejercido la medicina, pues bien, si significa abrir la puerta a los necesitados, a los que sufren, cuidarles, escucharlos y aplicarles un paño frío hasta que baje la fiebre, si eso es ejercer la medicina, si eso es tratar a un paciente, si soy culpable de los cargos señor.
-¿Ha tenido en cuenta la responsabilidad de sus acciones? ¿y si uno de sus pacientes hubiese muerto?
-¿Que tiene de malo la muerte, señor? ¿De qué estamos tan mortalmente asustados? ¿por qué no tratar la muerte con ciertas dosis de humanidad, dignidad, decencia y, si no hay otro remedio, con humor? La muerte no es el enemigo, señores. Si vamos a luchar contra la enfermedad hagámoslo contra una de las peores que existe, la indiferencia.
He existido a clases y he oído a catedráticos sermonear sobre la transferencia y el distanciamiento profesional.
La transferencia es inevitable señor, todo ser humano tiene un impacto sobre otro. ¿Por qué no hacer lo mismo en una relación entre médico y paciente? He escuado sus enseñanzas y estan equivocadas. La misión de un médico no deberia reducirse solo a prevenir la muerte, sino tambien a mejorar la calidad de vida; por eso, si se trata una enfermedad, se gana o se pierde, si se trata a una persona, puedo garantizarles que siempre se gana, no importa el resultado!
Esta sala está llena de estudiantes de medicina, no permitan que los anestesien, ni que los insensibilicen contra el maravilloso regalo de la vida, sientan siempre reverencia por el glorioso mecanismo del cuerpo humano. Consigan que ese sea el foco de sus estudios y no el conjunto de materias y notas que nunca reflejarán la clase de médico en que se van a convertir!
-Señor adams, le ruego que se dirija al consejo!
-Y no esperen para ejercer en el hospital para recuperar su humanidad, practiquen sus dotes para relacionarse, hablen con extraños, hablen con amigos, hablen con desconocidos por teléfono, con todo el mundo. Y cultiven la amistad con esas maravillosas personas que siempre se encuentran al fondo de la sala. Enfermeras que pueden enseñarles. Se pasan todo el dia con los enfermos, limpian la sangre y los excrementos, pero tienen muchos concimientos que les pueden servir, como los tienen los profesores a quienes respetan, los que su dignidad está por encima de todo, compartan esa compasion, permitan que se les contagie.
-Señor adams le exijo que se de la vuelta y se dirija al consejo!
-Señor, yo deseo ser médico con todo mi corazón. Quise hacerme médico para poder servir a los demas, y debido a eso lo he perdido todo. Pero tambien lo he ganado todo. He compartido la vida de pacientes y miembros del personal del hospital. He reído con ellos y llorado con ellos. Y eso es lo que quiero hacer con mi vida. Pongo a Dios por testigo, de que sea cual sea su decision de hoy, he decidido convertirme en el mejor médico que haya conocido el mundo. Ustedes tienen capacidad para impedirme que me gradue, pueden impedir que consiga el título y la bata blanca, pero no pueden controlar mi espíritu, no pueden impedir que aprenda y tampoco pueden impedir que estudie. Ahora pueden elegir entre tenerme como colega profesional, apasionado, o como marginado sin pelos en la lengua pero igualmente inflexible. En ambos casos quizás sigan considerandome una espina, pero les prometo una cosa, soy una espina que no desaparecerá.
-¿Ha terminado?
-Espero que no señor.